domingo, 1 de abril de 2012

Acero Estructural como elemento primordial en las construcciones

Las estructuras son desde el inicio de las primeras civilizaciones un componente ingenieril que ha sobrepasado las expectativas previstas; a tal punto que en la actualidad son muchos los diferentes materiales que se emplean para su elaboración. Uno de ellos es el acero, que sin duda alguna se ha convertido en uno de los principales elementos empleados en la construcción de obras civiles. El origen del acero data ya desde la antigua Grecia, debido a la implementación en algunos templos de la época de estructuras de hierro forjado, componente elemental de lo que hoy en día se conoce como acero estructural. En la edad media su empleo fue mucho más significativo con el uso en las catedrales góticas, posteriormente en el marco de la revolución industrial surgió como componente semielaborado utilizado a gran escala. De esta manera el acero es uno de los materiales de acuerdo a su uso en cantidad más importante en la edificación de puentes, edificios, calzadas, túneles, muros, entre otros. Esta gran aplicación parte de las propiedades óptimas con las cuales el acero dispone, entre las que se pueden mencionar el gran nivel de elasticidad y ductilidad; además de los numerosos controles en la producción al que es sometido. La producción del acero estructural es un factor determinante a la hora de su aplicación. Este proceso comienza en un alto horno y termina en un horno eléctrico o de fogón abierto, al fundir el hierro en el primero se traslada a laminadoras de acero o se vacía en moldes que formarán los lingotes; estos dos procedimientos dan origen a la conformación del acero que además surge de múltiples aleaciones con otros elementos. Luego de la transformación del hierro en componentes de acero, su solidificación se lleva a cabo en la forma de los conocidos perfiles laminados, que son diversas formas estructurales de acero que permiten las conexiones con vigas o marcos rígidos. Entre los más conocidos y por ende empleados están: perfil W (perfiles de patín ancho), perfil M (viga doble T) y perfiles S (secciones normales). Otro elemento presente en las estructuras de acero indudablemente son los perfiles de acero ligero, que se rigen por las “Especificaciones para diseño de miembros estructurales de perfiles ligeros” del Instituto Americano del Hierro y Acero y que pasan a formar componentes elementales para evitar las deformaciones de carga como consecuencia de entes externos. Las soldaduras también son imprescindibles forman parte del elemento de sujeción más importante en las estructuras de acero. Son muy diversos los tipos en los que se presenta este procedimiento y están bajo la designación de la Sociedad Americana de Soldadura; cabe mencionar que el ingeniero estructural emplea dos tipos en particular de soldadura: la soldadura de arco que se hace mediante electrodos de carbono y la de gas que se ejecuta con la aplicación de la flama de oxi-aciteleno y de otros metales. La viga armada se compone de diversos perfiles que sirguen de los procesos de soldaduras. Estas vigas toman su nombre de acuerdo a su aplicación o según su combinación para formar una estructura. De esta manera es posible encontrar vigas armadas para ferrocarriles, para carreteras, de grúa, de paso inferior o superior. Para finalizar es necesario hacer énfasis en el hecho de que son múltiples las causas que hacen del acero estructural uno de los elementos constructivos más empleados hoy en día. Desde la antigüedad se ha manejado el hierro como elemento estructural, además este ha modificado a lo largo de la historia el panorama arquitectónico y en construcción de obras civiles del mundo haciendo de este una visión mucho más acorde al modernismo que la sociedad exige.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada